Citi

Citas del libro “Los Indios del Perú”

OSSIO A., Juan M. Los indios del Peru : Juan M. Ossio. Madrid: MAPFRE, c1992. 304p. (Coleccion Indios de America) ISBN 8471002116.

Páginas 27-28:

En su recorrido de Noroeste a Sudeste la cordillera de los Andes crea, particulamente en su paso por el Perú actual, tres regiones muy marcadas que actualmente podemos asociar con tres grandes estilos culturales [costa, sierra y selva].
…la región más plana y estrecha es la costa. Es también la menos fértil por la escasez de agua. Es aquí donde se da la presencia de grandes desiertos.
Por su naturaleza esencialmente vertical, la sierra es la que presenta mayor variedad de nichos ecológicos. Su punto de partida está alrededor de los 2.000 metros sobre el nivel del mary se extiende a más de 6.000 metros de altura. Hoy, como en el pasado, el área más poblada de la sierra comprende desde los 3.000 hasta los 4.000 metros sobre el nivel del mar. A diferencia de la costa, aquí las cuencas son los núcleos geográficos que han tenido mayor desarollo cutural.
Aquí [en la selva] el reto principal lo constituye la intensidad de la precipitación pluvial.

Página 30:

En vista de lo incierto de las fechas más tempranas, lo mejor es iniciar la historia de los indios del Perú hace 12.000 años hacia el 10000 a.C., en momentos en que el pleistoceno llegaba a su fin y la última glaciación iniciaba su retiro.

Página 35:

[Tal es la antigüedad de las altas culturas andinas] que permite que la arquitectura monumental en la región andina se adelante en mil años a Mesoamérica. Sin embargo, cuando aquellos préstimos [mesoamericanos] tienen lugar, como es el caso de algunas planta cultivables como el maíz, este proceso [de desarollo andino] es enriquecido notablemente.

Páginas 45-46:

La etapa que sucede a Chavín se conoce como Itermedio Temprano y según Rowe, que le dio este calificativo, sus inicios datan entre el 300 ó 400 a.C y su fin, entre el 500 ó 600 a.C. [En ese periodo]… casi todas las plantas que formaron parte del repertorio de cultivos de esta sociedad ya estaban domesticadas y los camélidos comenzaban a ser conocidos en el costa.
Las culturas que hacen de este lapso histórico un período floreciente son principalmente la mochica y la nazca.
…es en el arte de la cerámica donde la cultura mochica y la nazca alcanzan sus mayores logros.

Página 76:

…a los templos [los españoles] llamaron mezquitas, a los auquénidos, carneros, a los grupos sociales, conocidos como ayllus, linajes, al dios Viracocha, Creador, a las listas de los Incas, dinastías reales y a cada nombre de los supuestos gobernantes le dieron una sucesión en el tiempo.

Es natural que hayan obrado así. Desde nuestro presente no podemos perdirles que actuaran como antropólogos o que se asumieran posturas científicas que estaban muy lejos de sus consideraciones.

Página 104:

Las versiones [mitológicas] que existieron sobre el origen de los incas fueron numerosas y, en muchos casos, discrepantes entre sí. […] La versión más extendida, y que encierra más detalles topográficos, es una que nos presenta el fundador del Cuzco acompañado de tres hermanos, todos con sus respectivas esposas, saliendo de una cueva ubicada al sudoeste de la capital incaica. En otra, sólo mencionada por el Inca Garcilaso, este fundador y su esposa son representados emergiendo del lago Titicaca como un acto de creación del dios Sol o Inti.

Página 108:

…el panteón andino [según Guaman Poma] se organizó en una serie de niveles superpuestos, como fueron el Hanan Pacha (mundo de arriba), el Cay Pacha (mundo de aquí) y el Ucu Pacha (mundo subterráneo), entre los que se estableció una jerarquía dicotómica que sirvió como fundamento para legitimarse en el mundo andino. […]

…estando el dios Viracocha en Tiahuanaco, cerca del lago Titicaca, ‘esculpió y dibujó en unas losas grandes todas las naciones que pensaba criar. Lo cualhecho, mandó a sus dos criados que encomendaran a la memoria los nombres que él les decía de aquellas gentes que allí había pintado, y de los valles y provincias y lugares de donde los tales debían de salir, que eran los de toda la tierra. Y a cada uno de ellos mandó ir por diferente camino, llamando las tales gentes y mandándolas salir, procrear y henchir la tierra… Y a las voces que daban, todo lugar obedeció, y así salieron unos de los lagos, otros de fuentes, valles, cuevas, árboles, cavernas, peñas y montes y hinchieron las tierras y multiplicaron las naciones que son hoy el Perú’. 

Páginas 117-118:

En consonancia con la representación andina del tiempo, todo este recorrido [hacia Cuzco] es una marcha de Hurin (abajo) hacia Hanan (arriba). Se inicia en un punto de comunicación con el subsuelo en un lugar ubicado en el Contisuyo, al sudoeste del Cuzco, que era el Suyo que de los cuatro del Tahuantinsuyo tuvo la posición más baja.

[…] el último grupo de localidades marca la instauración del orden espacial de la división cuadripartita y la consolidación de los incas como proprietarios de la tierra por medio de la conversión del tercer Ayar en una huanca o piedra vertical que en el mundo andino fue el símbolo de posesión de un terreno. Este acto ordenador es enfatizado por el cambio de nombre de Acamama a Cuzco, lo cual era equivalente a decir que de ser caos, o como lo describen algunos cronistas, un territorio lleno de ciénagas el sitio donde se fundó el centro del Tahuantisuyo pasó a ser un comus ordenado. 

Páginas 122-126:

Poco a poco la gente se les fue adhiriendo y ‘se principió a poblar esta nuestra imperial ciudad dividida en dos medios que llamaron Hanan Cozco, que, como sabes, quiere decir Cozco el alto y Hurin Cozco, que es Cozco el bajo’.
[…]
…todo el sector noroeste, próximo a Sacsahuaman, fue Hanan Cuzco y el sector sudeste, desde la calle que dividía a estos sectores hasta la unión del río Huatanay con el Tullumayo, Hurin Cuzco.
[…]
Aunque todavía falta hacer algunos deslindes y determinar el significado de muchos edificios, da la impresión de que aquellos del Hanan Cuzco estuvieron consagrados a la monarquía inca, propiamente dicha, mientras que los del Hurin Cuzco, a la religión.

Página 129:

Al igual que el sistema de los ceques del Cuzco, las ciudades inca también se inscriben en la sincronía. Por esta razón, sus planos han sido asociados a determinadas imágenes figurativas como el caso del Cuzco, que se ha dicho tuvo la forma de un puma.
Sea que efectivamente los Incas trataron de darle alguma forma a sus ciudades, es indudable que respondieron a un plan preconcebido hecho a imagen y semejanza del Cuzco.
[…]
…la elección del lugar de edificación de una ciudad se basó en signos tales como el movimiento del Sol y de otros astros, el fluir de los ríos, la presencia de un cerro, etc., puedan ser correlacionadas con hitos astronómicos como los solsticios, los equinoccios, etc.
[…]
Sin lugar a dudas, el bagaje de conocimientos que permitió el desarollo de la aquitectura inca no nació con esta cultura. Las ciudades que forjó Tiahuanaco, Huari y Chimú, son sus precedentes más cercanos.

Páginas 135-136:

La rotación de mano de obra [en el Imperio Inca] se conoció como mita y cumplió un papel fundamental en las grandes construcciones que emprendieron, en la producción agrícola y ganadera estatal, en la formación de grandes ejércitos, etc. Estas modalidad laboral temporal fue la principal obligación que tuvieron los pueblos sometidos para con sus jerarcas, pues no hay mayores evidencias de que tributasen también bienes materiales.
[…]

La única manera en que el Estado inca se benefició de bienes procedentes de sus súbditos fue cuando les reclamó parte de sus tierras y ganados. Sin embargo, sería difícil considerar esta entrega como una forma de tributo, pues además de tener un carácter permanente era otorgada porque, al fin y al cabo, el Inca era el dueño de la tierra y, como tal, él tenía el derecho de disponerla a su antojo.

Página 139:

La traición [de parte de un líder de un pueblo no-inca sometido] era castigada con la pena de muerte y hasta con el arrasamiento de todo su pueblo. Como señal de escarmiento se confeccionaban tambores con sus pieles y sus cráneos terminaban haciendo las veces de copas que el inca utilizaba para beber chicha.

Página 143:

Del inmenso corpus de crónicas que nos ha legado la colonia en sus dos primeros siglos, sólo dos fueron hechas por indígenas. Ambas datan de 1613 y sus autores fueron Felipe Guaman Poma de Ayala y Juan de Santa Cruz Pachachuti Yamqui Salcamayhua.

Página 151:

Otra razón de la presencia de los españoles aducida por los indios, que perdura hasta nuestros días en la tradición del pishtaco, fue la necesidad de extraer la grasa de los indígena para curar una enfermedad que tenían en España.

El pishtaco es un personaje que se asocia con el mundo de la foraneidad y, como tal, es muy peligroso. Se le representa como un hombre blanco ávido de grasa indígena que obtiene degollando a incautos viajeros. Se piensa que con ella obtiene grandes dividendos pues en muy solicitada en los mercados extranjeros para lubrificar a los aviones, ferrocarriles, fabricar cosméticos y, también, para curar enfermedades.

Páginas 166-167:

Algunas mujeres indias tampoco dejaron de recibir un tratamiento especial, aunque pocas veces alcanzaran el privilegio de unirse legítimamente con españoles. Sólo mujeres muy nobles y respaldadas por un fortuna lograron acceder a este beneficio. Aquellas que no lo eran sólo llegaron al concubinato con los españoles.
[…]
Dada la gran afición de los españoles por tener amantes indígenas, relativamente las favorecidas fueron muy pocas. Consecuentemente, el crecimiento de los mestizos en el Perú no debe ser visto como el resultado de un proceso de integración equilibrado sino muy por el contrario, como un fenómeno social anómalo.

Página 172:

El caso de estos dos cronistas [Felipe Guaman y Garcilaso de la Vega] hace palpable que ya no se puede seguir considerando al mestizaje en el Perú como un fenómeno unívoco. Esta cualidad sólo se da en la ideología de aquellos que han tratado de presentar al Perú como un país unitario con una nacionalidad definida. Desafortunadamente, a pesar de las muy buenas intenciones patrióticas que pueda encerrar esta caracterización, no tiene fundamento en la realidad empírica.

Página 177:

…donde la desestructuración se dejó sentir de una manera más directamente agresia fue en el campo de la religión, pues la cristianización de los indígenas no sólo se basó en prédica sino en un ataque virulento contra sus formas tradicionales de culto.

Página 181:

El mesianismo andino es para nosotros un fenómeno impregnado de religiosidad que está latente en los Andes desde antes de la Conquista llegando hasta nuestros días con algunas transformaciones. Las expresiones de este fenómeno, en realidad, son múltiples pero debajo de ellas una estructura andina sigue manteniendo su fuerza.

Página 197:

El que su religión fuese suplantada por otra que dio tanta importancia al culto a los santos, fue de enorme conveniencia para los indígenas [andinos] porque pudieron perpetuar a sus clasificadores totémicos aunque sea en un lenguaje diferente. Los santos que se introdujeron con el catolicismo español fueron tantos y tan variados como las huaca, que fácilmente se adptaron a las funciones que estas últimas cumplían.

Páginas 205-206:

Las tendencias homogeneizadoras del Estado-Nación en realidad han devenido en la imposición de los patrones culturales de uno de los grupos humanos que conviven en el Perú. Ballón caracteriza racialmente este grupo como blanco. Efectivamente, aunque no existe una plena sobreposición entre raza y cultura, han sido los herederos de los europeos, los criollos, afincados principalmente en las ciudades costeñas y cercanos al ámbito internacional, los que dieron rango nacional a sus modelos culturales.

Que el grupo cultural que asume la administración de un Estado tienda a proyectar sus propios esquemas culturales es natural, pero su adecuación al ámbito donde piensan extenderlos será más fluida si los grupos humanos que integran aquel medio forman parte de la misma tradición que los gobernantes. Como ya hemos mencionado, éste fue el caso de los incas, cuyo Estado guardó correspondecia con las formas organizativas de los pueblos que gobernaron aunque se dieran variaciones estilísticas y dialectales. Con los españoles el choque cultural fue abismal…

Páginas 257-258:

Las mujeres [en la sociedad andina] son llamadas metafóricamente tajicha o taje, que es el término que se da a los depósitos donde se almacena el maíz. […]

Esta metáfora nos fue mencionada en relación a la preferencia que manifiestan los andamarquinos y en toda la sierra, en general, por que el primer hijo sea mujer en lugar de varón. Dicen que si es mujer el primer vástago, vendrá buena suerte a la familia porque es taje. Si, por el contrario, es varón, la famlia sufrirá de mala suerte, carecerá de dinero y les sobrevendrá accidentes. […]

Esta asociación de la mujer con el taje no es sino una de las tantas expresiones de la vinculación que se hace de la mujer con un ámbito interior de la sociedad andina. Al respecto también hemos notado que la cocina manifiesta algo similar.
Llama la atención el uso extendido en la sierra peruana de que las madres entierren el cordón umbilical de sus hijos y la placenta debajo del fogón.

Páginas 266-267:

Siendo las comunidades campesinas un medio donde predominan las relaciones interpesonales y los vínculos parentales y donde se da una marcada orientación endogámica, no es de extrañar que allende sus límites el mundo se les presente como tenebroso. […]
Pero a la par que temor, la foraneidad también despierta fascinación, pues se asocia con figuras que representan al poder. […]
Dada esta ambigüedad de la foraneidad, trasceder los límites de una localidad rural es un acto riesgoso…

Página 270:

Para a gran mayoría de campesinos [andinos] el Presidente de la República o Señor Gobierno, como lo llaman, es tan principio cósmico como el Inca, pues se le atribuye el poder de comunicarse con el espíritu de las montañas y usar a las vicuñas y vizcachas como si fueran sus bestias de carga para que le acarreen el oro. Su naturaleza es vista de manera un tanto ambivalente: al mismo tiempo de representar al orden se le asocia con el desorden en la medida en que también es concebido como un extranjero, es decir, como parte de un mundo distante y confuso para los indígenas.

Citi

Citas del libro “Describir el escribir”, de Daniel Cassany

Página 76:

Si la adquisición del código escrito sucede de la misma manera que la de una segunda lengua, sólo se puede adquirir la escritura a través de la lectura. De la misma forma que adquirimos el habla escuchando y comprendiendo textos orales, adquirimos la escritura leyendo y comprendiendo textos escritos. Si la lectura es suficiente, el aprendizaje adquiere automáticamente todas las reglas gramaticales y textuales que necesita para escribir.
Además, la lectura debe tener unas determinadas características. Primero, el aprendiz tiene que estar motivado por la lectura, tiene que tener interés, o tiene que leer por placer. Segundo, como hemos dicho antes, la atención del lector se debe centrar en el contenido y no en la forma.

Página 106:
Los escritores competentes no siempre utilizan un proceso de redacción lineal y ordenado, en el que primero se planifique la estructura del texto, después se escriba un borrador, luego se revise y se termine por hacer la versión final del escribo. Contrariamente, parece que este proceso es recursivo y cíclico: puede interrumpirse en cualquier punto para empezar de nuevo.

Página 116:

…los tres grupos [lectores eficientes, los deficientes y los adultos] se diferenciaban [en las estrategias que usaban para hacer resúmenes] en el tipo de transformaciones que aplicaban al texto para resumirlo. Los adultos demostraban dominar la síntesis y la abstracción: creaban frases nuevas que resumían informaciones muy generales de extensos fragmentos del original o, también, eran capaces de construir coherentemente oraciones nuevas combinando distintos elementos importantes del texto. En cambio, los lectores deficientes recurrían a la copia de los fragmentos que creían importantes o, también, a las listas (a veces mal construidas) de detalles e informaciones variadas. Los lectores eficientes se situaban entre estos dos extremos utilizando más frecuentemente las estrategias de los adultos que las de los otros lectores.

Página 123:

Está claro que hay escritores que son más originales que otros y también que en determinados textos podemos ser más creativos que en otros. Pero la principal fuente de información y de trabajo de un autor es su conocimiento del mundo, su memoria, el conjunto de textos que ha escuchado o que ha leído. Como dice la crítica literaria, todo lo que no es tradición es plagio.

Página 136:

…es un rasgo general del pensamiento del hombre la tendencia a usar palabras clave, o palabras que adquieren significados particulares para un individuo, según las experiencias vitales que tenga. Son palabras que condensan un elevado número de significados y connotaciones personales, diferentes de los convenidos socialmente. En consecuencia, no son demasiado válidas para la comunicación, porque obviamente no las comprende nadie más que el mismo individuo que las ha creado.

Página 143:

Hay que tener en cuenta que adecuarse a las necesidades de los lectores es una actitud cognitiva bastante compleja. El autor debe adoptar la perspectiva del lector, debe pensar qué cosas sabe y qué cosas quisiera saber. En definitiva, tienen que comparar los conocimientos y los intereses del lector con los suyos propios y a partir de aquí, decidir cómo construye el texto para que sea comprensible. Flower comenta que esta operación es tan compleja que los niños normalmente no la dominan.

Página 150:

…una de las características principales de los escritores deficientes es una intensa preocupación por redondear y acabar las frases anteriores o los párrafos empezados y, al mismo tiempo, una pereza desganada para saltar de cuestiones tan locales como éstas a aspectos más globales del texto. O sea, están muy preocupados por solucionar los pequeños problemas de la redacción (la ortografía de una palabra, enlazar dos frases, etc.) y no se interesan por los aspectos más globales y generales del texto (si la estructura es coherente, si es conveniente añadir más información, si el escrito dice realmente lo que el autor quiere que diga, etc.).

Página 175:

…muchos alumnos adultos idolatraban la ortografía creyendo que saber escribir consistía básicamente en conocer y recordar las reglas de gramática, y se angustiaban extremadamente si descubrían alguna incorrección en sus escritos; o incluso otros que, cuando escribían, se limitaban a transcribir el flujo de su pensamiento, siendo incapaces de elaborar las ideas (para éstos reescribir un texto era una operación costosísima y una pérdida de tiempo). Desgraciadamene, la práctica de la escritura está llena de prejuicios y de supersticiones como éstas.

Página 176:

…no hay ni secreto ni magia en la actividad de escribir. Creencias como la de las musas que inspiran a los escritores, el mítico parentesco entre los autores y los dioses, la indelebilidad de la palabra escrita, etc., sólo son metáforas que caracterizaron la escritura en otras épocas. Forman parte de la tradición literaria de muchas culturas, son temas habituales de la poesía y de la narrativa, pero no podemos permitir que impregnen de misterio y de oscuridad nuestra práctica coidiana de la expresión escrita.

Página 177:

…el autor es el único responsable de los textos que produce y no hace falta que espere ningún tipo de inspiración, ni divina ni pagana, para encontrar las ideias o las palabras para escribir un texto.

Página 181:

El uso inicial de la prosa de escritor nos ofrece la posibilidad de empezar a construir el significado del texto sin tener en cuenta al lector, lo que permite dedicar el tiempo a explorar el tema y a buscar ideas com mayor libertad. Pero hay que tener en cuenta que después tendremos que transformar esta prosa de escritor, privada e incomprensible, en prosa de lector, pública y adecuada a la audiencia.

Citi

28 zamenhofaj citaĵoj el revuoj

Vi plendas, ke en via urbo ĝis nun neniu ankoraŭ ion scias pri la lingvo Esperanto! Nun, kiu estas kulpa? Se la amikoj en T. anstataŭ ion fari kaj vastigi nian aferon atendos, ke oni laboru energie, ke oni faru la aferon pli konata en ilia urbo – tiam nia afero neniam progresos en via urbo.

 1889, revuo La Esperantisto.

Anstataŭ la personoj, kiujn vi gajnis por nia afero kaj kiuj nenion faras, estus pli utile se vi povus gajni unu au kelkajn riĉulojn, kiuj volus ion fari por nia afero.

 1890, revuo Esperantisto

Se ni volus intence elpensi ian nomon por nia lingvo, ni povus sendube trovi multe pli konvenan kaj pli logikan nomon ol “Esperanto”; sed la nomo de nia lingvo ne estas elpensita, kaj jen estas ĝia historio: Eldonante la unuan lernolibron de nia lingvo, mi prenis por mi la pseŭdonimon: “Esperanto”; la lingvo mem havis nenian propran nomon kaj estis nomata “la lingvo internacia proponita de Esperanto”. Pro oportuneco oni komencis uzadi la esprimon “lingvo de Esperanto” (die Esperanto-Sprache); aliaj esprimoj, kiujn kelkaj provis uzadi (ekzemple “la lingvo internacia”, “la internacia”), montris sin ne oportunaj kaj ne enfortikiĝis, ĉar ili estis ne bone elparoleblaj, ne memoreblaj por la publiko kaj prezentis nenion difinitan (ĉar sub “lingvo internacia” oni povas egale kompreni la Volapükon aŭ aliajn proponitajn projektojn). Baldaŭ montriĝis, ke nur la vorto “Esperanto” (sole aŭ kun aliaj vortoj) klare diferencigas nian lingvon de aliaj, kaj multaj amikoj komencis baldaŭ en siaj leteroj aŭ artikoloj uzadi simple la solan vorton “Esperanto”, ekzemple “la afero Esperanto”, “skribi en Esperanto”, k.s. Tiel iom post iom ellaboriĝis unuvorta nomo de nia lingvo. Vidante, ke mia komenca pseŭdonimo transiris al la afero mem kaj ke ĝi estas tre oportuna, mi baldaŭ ĉesis uzadi mian pseŭdonimon, kaj ĝi restis nur kiel nomo por la afero mem. La nomo “Esperanto” estas per si mem tute senlogika; sed en sensignifa kondiĉa nomo kial ni bezonas logikon? La plej grava estas tio, ke sub tiu ĉi nomo nia afero estas jam iom konata en la mondo, dum alia nomo estus por la publiko tute nova, kaj la fruktoj, kiujn ni jam gajnis, estus nun perditaj.

 1890, revuo Esperantisto.

Ni ne devas mensogi, kiel faris la volapükistoj, kiuj simple elpensadis grandegajn kaj gravajn faktojn, prenitajn tute el la aero; sed ni ne devas ankaŭ forgesi, ke la homaro, por kies bono ni laboras, estas obstina malsana infano, kiu neniel akceptos sanigilon, se ni ne penos iom dolĉigi ĝian guston. p.95

 1891, revuo Esperantisto.

Se ĉiu amiko nur la solan fojon energie penos akurate plenumi sian promeson [esperantigi du amikojn], tiam (supozante ke la plenumado daŭros plenajn 3 monatojn) de unu amiko post 3 monatoj fariĝos 3 amikoj, post 6 monatoj – 7 amikoj, post unu jaro – 31, post 2 jaroj – 512, kaj post 5 jaroj unu sola amiko turniĝos en preskaŭ 2 000 000!! Per tia maniero se nun enskribiĝos nur 50 vastigantoj, ni post 5 jaroj havos 100 000 000 da personoj ellernintaj la lingvon Esperanto!

 1891, revuo La Esperantisto.

La konato de sinjoro R. ne volis lerni nian lingvon, ĉar kutiminte je la elparolado de la latina ‘próximus”, “ánimus”, li ne povis akcepti la vortojn “proksíma”, “anímo”. Sed ne malfacile estas vidi la tutan sensignifecon de tiu ĉi motivo. Ĉu la latina vorto “máximus” estas motivo kontraŭ la franca vorto “maxime”? Ĉu la simpla fakto, ke ia vorto havas ian difinitan formon en unu lingvo, prezentas ian eĉ plej malgrandan kaŭzon, por ke tiu ĉi vorto en alia lingvo ne havu alian formon? Se hodiaŭ iu postulas, ke anstataŭ “facíla” ni diru “fácila”, li morgaŭ kun tia sama rajto postulos, ke anstataŭ “fácila” ni diru “facilís”, ĉar la formo “fácila” al lia orelo estas fremda! Ĉiu lingvo havas siajn leĝojn, kaj se la leĝoj per si mem estas bonaj, estus ridinde deziri ilin ŝanĝi nur tial, ke alia lingvo havas aliajn leĝojn.

 1891, revuo Esperantisto

Ĉiuj riveroj en la mondo havas fluon tre kurban kaj tre neregulan; sed se iu, kun instrumentoj en la mano arte fosante kanalon, volus sekvi tiun ĉi “leĝon naturan”, ĉu vi laŭdas lin, aŭ ĉu vi eĉ iom povus lin pravigi? Ĉiuj lingvoj naturaj havas grandan amason da malregulaĵoj kaj malfacilaĵoj, ĉu ni ankaŭ devas sekvi tiun ĉi “leĝon naturan” kaj intence fari nian lingvon malregula kaj malfacila?

 1891, revuo la Esperantisto

…en la nuna numero la legantoj trovos alian, multe pli praktikan kaj realan, projekton… La unuan penson al tiu ĉi projekto donis ankoraŭ antaŭ 2 jaroj sinjoro I. Lojko; en la lasta tempo similan projekton levis sinjoro A. Grabowski. Sed la projektoj de la diritaj amikoj estis fonditaj sur alportado de oferoj, kaj tial ni alvenis kun nia projekto ne pli frue, ol kiam prosperis al ni doni al ĝi karakteron realan, t.e. karakteron komercan kun gajnoj proporcie rekompencantaj la riskon kaj la prunton; ĉar la sperto bedaŭrinde montris al ni, ke per oferoj ni ne malproksime venos…

 1891, revuo La Esperantisto

Se post la ricevo de la respondoj de niaj amikoj montriĝos, ke nia projekto ne povas esperi ricevi sufiĉan nombron da subskriboj, tiam ni presos ankoraŭ kelkajn aliajn projektojn de ni kaj de aliaj amikoj de nia afero, kaj la projekto, kiu ricevos la plej grandan nombron da promesitaj subskriboj, estos akceptita. p. 135

 1891, revuo La Esperanto

…mi esperas, ke mia kelktempa foriĝo ne estos sentebla kaj alportos nenian malutilon al nia afero. Mi esperas, ke la amikoj energie daŭrigos la karan aferon, kiun ni kune komencis, kaj kiu pli aŭ malpli frue venkos, sendube venkos, se eĉ tiu aŭ alia aparta batalanto falos en la malfacila batalo. Personoj povas fali, se iliaj piedoj el viando kaj ostoj perdas la forton; sed la ideo neniam falos, kaj kie falis unu batalanto, pli aŭ malpli frue sin trovos dek aliaj, pli fortaj kaj pli lertaj.

 1891, revuo La Esperantisto.

Sinjoro Grabowski, kiu per si mem ĉiam estis por la diritaj ŝanĝoj, en sia lasta vizito ĉe mi diris al mi, ke li nun iom ŝanĝis sian opinion, ĉar, komencinte pli multe uzadi la lingvon parole, li konvinkiĝis, ke la ‘aj’, ‘oj’, ‘ajn’, ‘ojn’, tute ne estas tiel malagrablaj al la orelo, kiel li en la komenco pensis teorie. p. 154

 1892, revuo La Esperantisto

…kvankam mi cedis al la insista premo de kelkaj amikoj, kiuj petadis min proponi kelkajn “plibonigojn” kaj diradis, ke pro mia “obstineco” kaj pro mia “patra blindeco” nia afero ne povas bone vastiĝi, mi tamen ripetas, ke mia persona opinio, kiel la legantoj scias, estas, ke ju malpli ni tuŝos nian lingvon (almenaŭ ĝis ĝia plena fortiĝo), des pli bone.

 1892, revuo La Esperantisto

Ju pli multe da homoj ekscias kaj ekuzas nian lingvon, des pli multe ni proksimiĝas al nia celo, des pli multe ni progresas. Sekve la sola efektive vera montro, ĉu ni progresas aŭ ne estas la kreskado aŭ nekreskado de la nombro de esperantistoj. Ĉio alia estas nur rimedoj, sed ne faktoj. Se eĉ la tuta mondo bruos pri nia afero, se nia afero brilos en ĉiuj publikaj lokoj, sur ĉiuj ekspozicioj de la mondo k.t.p, sed la nombro de la personoj kiuj ellernas kaj uzas nian lingvon ne kreskos, tiam ni malgraŭ la ŝajna potenco devos diri, ke nia afero mortis.

 1892, revuo La Esperantisto

La celo de nia lingvo estas: detrui iom post iom la murojn, kiuj staras inter la diversaj popoloj kaj subtenas ilian reciprokan nekomprenadon, fremdecon kaj malamikecon, ebligi liberan interkomuniĝon inter personoj de diversaj nacioj kaj per neŭtrala ĉiuhoma lingvo-tradukilo fari la sciencon kaj literaturon de ĉiu nacio uzebla por la tuta homaro.

 1893, revuo La Esperantisto

Esperanto ne estas arbitre elpensita laŭ la volo de unu persono, sed estas fondita sur la internacia materialo, kiun ellaboris al si la civilizita mondo mem.

 1893, revuo La Esperantisto

Esperanto ne estas arbitre elpensita laŭ la volo de unu persono, sed estas fondita sur la internacia materialo, kiun ellaboris al si la civilizita mondo mem.

 1893, revuo La Esperantisto

Mi konfesas, ke, se la afero dependus de mi, mi retenus ankoraŭ ĉiujn parolojn pri reformoj, sed ĉar mi ne povas kontraŭstari al la fluo de flanko pli potenca, mi volonte provos gvidi ĝin, por depreni de ĝi la danĝerecon kaj turni la malbonon al bono.

 1893, revuo La Esperantisto

Vortojn kunmetitajn mi proponas fari el plenaj vortoj, por eviti malbonsonecon kaj ofte nekompreneblecon; ekzemple: vaporoŝipo (ne vaporŝipo); entute mi proponas uzi vortojn kunmetitajn kiel eble plimalofte, ĉar ili ne bone respondas al la romana karaktero de nia lingvo kaj ofte ne estas kompreneblaj por kelkaj popoloj.
[…]
Por ke la karaktero de la tuta lingvo estu pli unuforma kaj ne simila al ia neharmonia miksaĵo, mi proponus (dank’ al la romana fundamento de nia lingvo) evitadi vortojn germanajn aŭ slavajn kaj preni, kiom ĝi estos ebla, nur el lingvoj romanaj.

 1894, revuo La Esperantisto

La tabelo de interrilataj pronomoj kaj adverboj estis siatempe konstruita, por matematike faciligi ilian ellernadon. Ĉe la kreado de tia interrilata tabelo, kiu ekzistas en nenia lingvo, mi kompreneble devis elpensi la vortojn, kaj tio ĉi donis al diversaj amikoj kaŭzon al senfinaj kritikoj kaj disputoj.

 1894, revuo La Esperantisto.

La demandoj pri reformoj elvokis grandan disputadon kaj malpaciencon inter multaj niaj amikoj. Por rapidigi la klariĝon de tiu ĉi grava kaj disputodona demando, mi rapidigis mian laboron pri tiu ĉi objekto kaj donas nun en tiu ĉi numero la tutan reston de mia proponota vortaro. Malsupre mi donas ankaŭ tiujn ŝanĝojn, kiujn mi decidis fari en mia projekto laŭ la konsiloj de la plimulto. La legantoj sekve havas nun antaŭ si la tutan pentraĵon de la proponota dialekto kaj povas jam doni sian juĝon. Tial mi malfermas nun la komunan voĉdonadon…

 1894, revuo La Esperantisto

Alporti utilon al nia afero oni povas en plej diversa maniero; ekzemple: altiri multajn novajn amikojn, malfermi al nia afero novajn landojn, altiri kapitalistojn, kiuj helpus al pli rapida disvolviĝo de la afero, skribi bonajn artikolojn en gazetoj, elpensi bonajn rimedojn por la disvastigo de la afero, eldoni ian bonan verkon…

 1894, revuo La Esperantisto

Lernolibroj, anoncado k.t.p estas necesaj, sed literaturo estas ankaŭ necesa, ne malpli, sed eĉ multe pli. Kiu legas la motivojn, kiujn la indiferenta mondo, precipe la instruituloj-teoriuloj, elmetas kontraŭ nia afero, tiu rimarkas, ke la plej ofta kaj eĉ preskaŭ la sola ŝajne peza batalilo, per kiu oni volas nin neniigi en la okuloj de la mondo, estas la opinio, ke nia lingvo estas ia nenatura kreitaĵo, malriĉa kaj nefleksebla, kiu “taŭgas nur por esprimi apartajn mallongajn pensojn, por rilatoj poŝta-telegrafaj, por lama rimedo en alilandaj hoteloj k.t.p, sed neniam povas servi kiel lingvo por libera esprimado de ĉiuj geniaj verkoj de la homa literaturo.

 1895, revuo La Esperantisto

De la tago de naskiĝo de nia afero ĝis decembro 1895 la kondukado de nia afero trovis sin ĉiam en la manoj de ĝia iniciatoro. Tio ĉi estis ne bona, ĉar vole-ne-vole tio ĉi donadis al la afero karakteron iom personan. Sed bedaŭrinde alie ne povis esti, ĉar ekzistis ankoraŭ neniu, kiu volus kaj povus preni sur sin la kondukadon de la afero. Sed la nuna gazeto [Lingvo Internacia], kiu estas bonege redaktata, en kiu mi eĉ unu vorton ne trarigardas antaŭ la presado kaj de kiu aperas jam la sepa numero, montras tre konvinke, ke nun nia afero estas jam tute memstara kaj ne bezonas pli ne sole mian kondukadon, sed eĉ mian helpadon; Ĝis nun oni povis ankoraŭ timi, ke nia afero vivos nur tiel longe, kiel vivos ĝia iniciatoro; nun, kiam la afero jam ses monatojn iras tre bone tute sen mia enmiksiĝo, la supre esprimita timo tute malaperas kaj nia afero metis jam sian piedon en la eternecon.

 1896, revuo Lingvo Internacia

Kion ajn vi devos fari, prezentu al vi de nun ĉiam, ke la iniciatoro de la lingvo jam ne ekzistas, ke ekzistas nur la lingvo mem kaj ĝia popolo (la esperantistoj).

 1896, revuo Lingvo Internacia

Ĉu iu volis eldoni ian verkon en aŭ pri Esperanto kaj mi malpermesis al li? Ĉu iu volis fondi ian gazeton, entrepreni ian propagandon kaj mi malhelpis al li? Ĉu la esperantistaro volis ion decidi pri Esperanto kaj mi diris: “haltu, mi estas la mastro de la afero”? Ĉiuj esperantistoj scias tre bone, ke mi neniam faris ion similan.

 1903, revuo Lingvo Internacia

Ĉu iu volis eldoni ian verkon en aŭ pri Esperanto kaj mi malpermesis al li? Ĉu iu volis fondi ian gazeton, entrepreni ian propagandon kaj mi malhelpis al li? Ĉu la esperantistaro volis ion decidi pri Esperanto kaj mi diris: “haltu, mi estas la mastro de la afero”? Ĉiuj esperantistoj scias tre bone, ke mi neniam faris ion similan.

 1903, revuo Lingvo Internacia

Mi scias, ke multaj esperantistoj vidas en mi kvazaŭ la personiĝadon de nia afero kaj ili volos eble fari al mi en la kongreso iajn apartajn honorojn. Mi scias, ke la organizantoj de la kongreso volis enmeti en la programon specialan feston por mia honoro, ke unu esperantisto verkis “himnon al Zamenhof” k.t.p. Mi kore petas ĉiujn, ke oni tion ĉi ne faru, ĉar alie mi sentus min tre nebone. La kongreso devas honori nur la aferon, sed ne ian personon, ĉar alie la kongreso perdus tre multe de sia simpatieco, kaj tiu persono, al kiu oni per persona honorado volus fari agrablaĵon, havus nur malagrablaĵon.

 1905, revuo Lingvo Internacia

…konante mian agadon kaj mian rilaton al Esperanto en la daŭro de 20 jaroj, la esperantistoj povas esti tute trankvilaj: mi neniam surprizos ilin per ia arbitra ŝanĝo en la lingvo, por kiu mi, simile al ĉia alia esperantisto, jam delonge havas nenian rajton; neniam mi altrudos al ili mian personan deziron; kaj se eĉ mi volus iam freneze fari tian senrajtan kaj pereigan faron, ĉiuj esperantistoj povas kontraŭmeti al mi la Bulonjan Deklaracion kaj diri: “ni ne permesas”.

 1907, La Revuo

Citi

La dependo de la lingvo de l’ volo aŭ de l’ talento de mia propra persono aŭ de ia alia aparta persono aŭ personaro—tute foriĝos. La lingvo tian estos tute preta en ĉiuj plej malgrandaj ĝiaj partoj. La persono de l’ aŭtoro tian tute foriros de la sceno kaj estos forgesita. Ĉu mi post tio ankoraŭ vivos, ĉu mi mortos, ĉu mi konservos la forton de mia korpo kaj animo, ĉu mi ĝin perdos,—l’ afero tute ne dependos de tio, kiel la sorto de ia vivanta lingvo tute ne dependas de l’ sorto de tiu ĉi aŭ tiu persono.

Zamenhof, 1888, en la Dua Libro.

Citi

Citações do livro Raízes do Brasil, de Sérgio Buarque de Holanda

Página 31:

A tentativa de implantação da cultura européia em extenso território, dotado de condições naturais, se não adversas, largamente estranhas à sua tradição milenar, é, nas origens da sociedade brasileira, o fato dominante e mais rico em consequências.

Página 38:

É compreensível, assim, que jamais se tenha naturalizado entre gente hispânica a moderna religião do trabalho e o apreço à atividade utilitária. Uma digna ociosidade sempre pareceu mais excelente, e até mais nobilitante, a um bom português, ou a um espanhol, do que a luta insana pelo pão de cada dia. O que ambos admiram como ideal é uma vida de grande senhor, exclusiva de qualquer esforço, de qualquer preocupação. E assim, enquanto povos protestantes preconizam e exaltam o esforço manual, as nações ibéricas colocam-se ainda largamente no ponto de vista da Antigüidade clássica. O que entre elas predomina é a concepção antiga de que o ócio importa mais que o negócio e de que a atividade produtora é, em si, menos valiosa que a contemplação e o amor.

Página 46:

“Um português” , comentava certo viajante em fins do século XVIII, “pode fretar um navio para o Brasil com menos dificuldade do que lhe é preciso para ir a cavalo de Lisboa ao Porto.”

Página 48:

Dificilmente se acomodavam [os índios] ao trabalho acurado e metódico que exige a exploração dos canaviais. Sua tendência espontânea era para atividades menos sedentárias e que pudessem exercer-se sem regularidade forçada e sem vigilância e fiscalização de estranhos. Versáteis ao extremo, eram-lhes inacessíveis certas noções de ordem, constância e exatidão, que no europeu formam como uma segunda natureza e parecem requisitos fundamentais da existência social e civil. Ou então adaptavam-se só exteriormente, sem adesão íntima, a essas normas “civilizadas”, mais ou menos como um ator desempenha o papel que lhe foi distribuído ou uma criança recita a lição que aprendeu de cor. Foi o que sucedeu, de algum modo, nas velhas missões jesuíticas, onde, após a expulsão dos padres, voltaram os índios, em muitos casos, à sua primeira condição.

Página 56:

…em portaria de 6 de agosto de 1771, o vice-rei do Brasil mandou dar baixa do posto de capitão-mor a um índio, porque “se mostrara de tão baixos sentimentos que casou com uma preta, manchando o seu sangue com esta aliança, e tornando-se assim indigno de exercer o referido posto”.

Página 62:

Apenas o tipo de colonos que eles [os holandeses] nos puderam enviar, durante todo o tempo de seu domínio nas terras do Nordeste brasileiro, era o menos adequado a um país em formação. Recrutados entre aventureiros de toda espécie, de todos os países da Europa, “ homens cansados de perseguições” , eles vinham apenas em busca de fortunas impossíveis, sem imaginar criar fortes raízes na terra.
O malogro de várias experiências coloniais dos Países Baixos
no continente americano, durante o século XVII, foi atribuído em parte, e talvez com justos motivos, à ausência, na mãe-pátria, de descontentamentos que impelissem à migração em larga escala.

Página 92:

O predomínio esmagador do ruralismo, segundo todas as aparências, foi antes um fenômeno típico do esforço dos nossos colonizadores do que uma imposição do meio. E vale a pena assinalar-se isso, pois parece mais interessante, e talvez mais lisonjeiro à vaidade nacional de alguns, a crença, nesse caso, em certa misteriosa “ força centrífuga” própria ao meio americano e que tivesse compelido nossa aristocracia rural a abandonar a cidade pelo isolamento dos engenhos e pela vida rústica das terras de criação.

Páginas 99-101:

Ao contrário da colonização portuguesa, que foi antes de tudo litorânea e tropical, a castelhana parece fugir deliberadamente da marinha, preferindo as terras do interior e os planaltos. Existem, aliás, nas ordenanças para descobrimento e povoação, recomendações explícitas nesse sentido. Não se escolham, diz o legislador, sítios para povoação em lugares marítimos, devido ao perigo que há neles de corsários e por não serem tão sadios, e porque a gente desses lugares não se aplica em lavrar e em cultivar a terra, nem se formam tão bem os costumes. Só em caso de haver bons portos é que se poderiam instalar povoações novas ao longo da orla marítima e ainda assim apenas aquelas que fossem verdadeiramente indispensáveis para que se facilitasse a entrada, o comércio e a defesa da terra.
[…]
…D. João tinha mandado fundar colônias em país tão remoto com o intuito de retirar proveitos para o Estado, mediante a exportação de gêneros de procedência brasileira: sabia que os gêneros produzidos junto ao mar podiam conduzir-se facilmente à Europa e que os do sertão, pelo contrário, demoravam a chegar aos portos onde fossem embarcados e, se chegassem, seria com tais despesas, que aos lavradores “não faria conta largá-los pelo preço por que se vendessem os da marinha”.
A influência dessa colonização litorânea, que praticavam, de preferência, os portugueses, ainda persiste até aos nossos dias. Quando hoje se fala em “interior” , pensa-se, como no século xvi, em região escassamente povoada e apenas atingida pela cultura urbana.

 Páginas 109-110:
Na Bahia, o maior centro urbano da colônia, um viajante do princípio do século XVIII notava que as casas se achavam dispostas segundo o capricho dos moradores. Tudo ali era irregular, de modo que a praça principal, onde se erguia o Palácio dos Vice-Reis, parecia estar só por acaso no seu lugar.
[…]
…o traçado geométrico jamais pôde alcançar, entre nós, a importância que veio a ter em terras da Coroa de Castela: não raro o desenvolvimento ulterior dos centros urbanos repeliu aqui esse esquema inicial para obedecer antes às sugestões topográficas.
[…]
A cidade que os portugueses construíram na América não é produto mental, não chega a contradizer o quadro da natureza, e sua silhueta se enlaça na linha da paisagem.
Páginas 116-117:
A fúria centralizadora, codificadora, uniformizadora de Castela, que tem sua expressão mais nítida no gosto dos regulamentos meticulosos — capaz de exercer-se, conforme já se acentuou, até sobre o traçado das cidades coloniais —, vem de um povo internamente desunido e sob permanente ameaça de desagregação. Povo que precisou lutar, dentro de suas próprias fronteiras peninsulares, com o problema dos aragoneses, o dos catalães, o dos euscaros e, não só até 1492, mas até 1611, o dos mouriscos.
[…]
O amor exasperado à uniformidade e à simetria surge, pois, como um resultado da carência de verdadeira unidade.
Portugal, por esse aspecto, é um país comparativamente sem problemas. Sua unidade política, realizara-a desde o século XIII, antes de qualquer outro Estado europeu moderno…

Página 120:

Em todas as principais cidades da América espanhola existiam estabelecimentos gráficos por volta de 1747, o ano em que aparece no Rio de Janeiro, para logo depois ser fechada, por ordem real, a oficina de Antônio Isidoro da Fonseca. A carta régia de 5 de julho do referido ano, mandando sequestrar e devolver ao Reino, por conta e risco dos donos, as “letras de imprensa”, alega não ser conveniente que no Estado do Brasil “se imprimão papeis no tempo presente, nem ser utilidade aos impressores trabalharem no seu ofício aonde as despesas são maiores que no Reino, do qual podem hir impressos os livros e papeis no mesmo tempo em que d ’elles devem hir as licenças da Inquizição e do meu Conselho Ultramarino, sem as quaes se não podem imprimir nem correrem as obras” .

Página 132:

…na capacidade para amoldar-se a todos os meios, em prejuízo, muitas vezes, de suas próprias características raciais e culturais, revelou o português melhores aptidões de colonizador do que os demais povos, porventura mais inflexivelmente aferrados às peculiaridades formadas no Velho Mundo.

Página 142:

Compare-se o sistema de produção, tal como existia quando o mestre e seu aprendiz ou empregado trabalhavam na mesma sala e utilizavam os mesmos instrumentos, com o que ocorre na organização habitual da corporação moderna. No primeiro, as relações de empregador e empregado eram pessoais e diretas, não havia autoridades intermediárias. Na última, entre o trabalhador manual e o derradeiro proprietário — o acionista — existe toda uma hierarquia de funcionários e autoridades representados pelo superintendente da usina, o diretor-geral, o presidente da corporação, a junta executiva do conselho de diretoria e o próprio conselho de diretoria. Como fácil que a responsabilidade por acidentes do trabalho, salários inadequados ou condições anti-higiênicas se perca de um extremo ao outro dessa série.

Página 160:

… os positivistas foram apenas os exemplares mais característicos de uma raça humana que prosperou consideravelmente em nosso país, logo que este começou a ter consciência de si. De todas as formas de evasão da realidade, a crença mágica no poder das idéias pareceu-nos a mais dignificante em nossa difícil adolescência política e social. Trouxemos de terras estranhas um sistema complexo e acabado de preceitos, sem saber até que ponto se ajustam às condições da vida brasileira e sem cogitar das mudanças que tais condições lhe imporiam.

[…]

A democracia no Brasil foi sempre um lamentável mal-entendido. Uma aristocracia rural e semifeudal importou-a e tratou de acomodá-la, onde fosse possível, aos seus direitos ou privilégios, os mesmos privilégios que tinham sido, no velho Mundo, o alvo da luta da burguesia contra os aristocratas. E assim puderam incorporar à situa­ção tradicional, ao menos como fachada ou decoração externa, alguns lemas que pareciam os mais acertados para a época e eram exaltados nos livros e discursos.

Páginas 178-179:

Escapa-nos esta verdade de que não são as leis escritas, fabricadas pelos jurisconsultos, as mais legítimas garantias de felicidade para os povos e de estabilidade para as nações. Costumamos julgar, ao contrário, que os bons regulamentos e a obediência aos preceitos abstratos representam a floração ideal de uma apurada educação polí­tica, da alfabetização, da aquisição de hábitos civilizados e de outras condições igualmente excelentes.
[…]
Nesse erro se aconselharam os políticos e demagogos que chamam atenção freqüentemente para as plataformas, os programas, as instituições, como únicas realidades verdadeiramente dignas de respeito. Acreditam sinceramente que da sabedoria e sobretudo da coerência das leis depende diretamente a perfeição dos povos e dos governos

Página 182:

As constituições feitas para não serem cumpridas, as leis existentes para serem violadas, tudo em proveito de indivíduos e oligarquias, são fenômeno corrente em toda a história da América do Sul. É em vão que os políticos imaginam interessar-se mais pelos princípios do que pelos homens: seus próprios atos representam o desmentido flagrante dessa pretensão.

Citi

Citações do livro Rio Babel, de José Ribamar Bessa Freire

Páginas 15-16:

No momento em que Camões morria no século 16, não havia um único falante de Português na Amazônia, mas em seu território eram faladas cerca de 700 línguas indígenas, todas elas ágrafas, depositárias de sofisticados conhecimentos no campo das chamadas etnociências, da técnica e das manifestações artísticas, que eram transmitidos através da tradição oral e de diversos tipos de narrativas. 

Página 21:

A própria história da literatura não tem problematizado a questão [indígena], deixando de fora as manifestações literárias orais e até mesmo as escritas em língua geral e em outras línguas indígenas. Isso decorre do preconceito em relação às línguas indígenas, presente no discurso fundador da nacionalidade brasileira, que se estende às manifestações literárias orais, consideradas tecnicamente subdesenvolvidas e culturalmente atrasadas, que ficam, dessa forma, fora da história da literatura nacional.

Página 46:

A língua de comunicação interna da Amazônia, ao longo de todo o período colonial até mesmo nas primeiras décadas do século 19, foi incontestavelmente a língua geral Amazônica, que desempenhou aquelas funções básicas exercidas tradicionalmente por toda e qualquer língua numa comunidade, o que acabou retardando o processo de hegemonia do Português. 

Páginas 53-54:

A interação entre europeus e índios, a troca de informações e o processo para disciplinar a força de trabalho indígena através da catequese só podiam viabilizar-se se fosse superada a enorme diversidade linguística, com o desenvolvimento de uma língua de contato e a criação de uma nova comunidade de fala. Restava determinar qual língua poderia desempenhar essa função. Em princípio, estavam descartadas as línguas indígenas, consideradas “mana y astucias del demonio” para dificultar a propagação do Evangelho. A atitude predominante dos colonizadores em relação a eles, tanto do missionário como do administrador e do militar, foi quase sempre preconceituosa e glotocêntrica. O próprio padre Antônio Vieira, em seu “Sermão do Espírito Santo”, pregado em São Luís do Maranhão, na véspera de uma viagem ao Amazonas, usou um sem-número de adjetivos para desqualificá-las, tratando-as de línguas “bárbaras”, “desarticuladas”, “embrulhadas”, hórridas”, “irracionais”, “escuras”, cujas “pronúncias” eram tão diferentes que as sílabas, as vogais e as consoantes e até mesmo as palavras não podiam ser distinguidas na confusão dos sons. O argumento de que entre seus falantes “nunca houve quem soubesse ler e escrever” bastou para classificá-los como “burros, insensíveis como troncos e estúpidos como pedras”. O julgamento que circulava, enfim, era de que se tratava de “línguas brutas e de brutos sem livro, sem mestre e sem guia”. (Vieira).

Página 57:

Quando em 1823 as duas ex-colônias lusas – o Estado do Brasil e o Estado do Grão-Pará – foram unificadas sobre o nome de Brasil, a língua portuguesa já era hegemônica em grande parte do litoral brasileiro, mas continuava minoritária na Amazônia.

Páginas 62-63:

Vários relatos dão conta da resistência de algumas índias que se recusavam a trocar sua língua materna pela língua geral, sendo espancadas pelo missionário responsável pela escola com uma palmatória “até lhe incharem as mãos e arrebentar o sangue”. Depois de testemunhar fatos como esse ocorrido na ilha de Marajó com uma índia nheengaíba, o padre João Daniel concluiu: os homens migravam com mais facilidade de suas línguas maternas que as mulheres. 

Página 76:

Pela lei de 1611, os índios resgatados (de tribos canibais) podiam ser escravizados durante 10 anos em retribuição ao morador português que o havia livrado da morte. No entanto, em 1626, quando completaram os 10 primeiros anos da presença portuguesa na Amazônia e os primeiros escravos deveriam ser libertados, o Senado da Câmara de Belém modificou a legislação estabelecendo que os escravos ficariam naquela condição durante toda a vida, com praticamente todos os atributos clássicos da escravidão.

Página 86:

E se V. Exa. responsave pellos mal desta provincia não sortar logo logo móhirmão e otros patrisio que saxão prezo prometo intrar na sidade comeu inzercito de sinco mil Ome i não dexar Pedra sobre Pedra.

ultimato de um líder cabano, publicado após o fim da revolta, em 1851

Páginas 99-100:

Durante toda a década de 1850-60, a Língua Geral Amazônica continuou sendo “falada de forma quase pura ao longo da corrente principal do Amazonas, numa extensão de 3.800 km”, representando o único instrumento que permitia a comunicação “de uma ponta à outra do grande rio”, de acordo com o naturalista inglês Henry Bates, que viveu 11 anos na região, de 1848 e 1859.

Página 102:

…muitos soldados amazonenses pertencentes ao 5° Batalhão de Infantaria, que sequer podiam entender as ordens de seu comandante, morreram nos campos de batalha do Paraguai como “voluntários” da Pátria, falando uma língua compreendida pelo inimigo, mas desconhecida em sua própria trincheira.

Página 124:

Depois de um século e meio, a língua que havia servido como língua franca e de unidade regional para a maior rentabilidade da conquista da Amazônia, passou a ser vista como diabólica, responsável pela falta de coesão interna e incapaz de traduzir os interesses coloniais.

Página 173:

Entretanto, os paraenses, estimados em 180 mil pessoas, ambora chamados a assumir a identidade brasiLeira [em 1823, quando da adesão do Grão-Pará à independência brasileira], não podiam interagir com o restante do país, cuja população era de aproximadamente 4 milhões de indivíduos. E isso porque esses novos brasileiros, usuários em sua maioria da língua geral, não falavam a língua nacional – o português – como língua materna, criando, assim, uma dissonância com o restante do Brasil. 

Página 189:

Belém funcionava, então (de 1820 a 1870), como uma fábrica que transformava índios “mansos” e “tapuios” em “civilizados” e “caboclos”. 

Página 212:

A língua geral amazônica [a partir da independência] perdeu falantes e funções devido a uma série de fatores: a crescente urbanização, a escola, a navegação a vapor, a emigração dos tapuios e a imigração de nordestinos, tudo isso dentro de um processo de maior integração das duas cidades ao restante do país e de inserção da Amazônia na divisão internacional do trabalho como produtora de borracha. Empurrados progressivamente para fora das cidades, os tapuios levaram consigo a língua geral, que foi ficando cada vez mais circunscrita ao oeste da Amazônia… 

Página 232:

Alfred Wallace encontrou no Alto Solimões (anos de 1850) famílias europeias que haviam optado pelo uso da língua geral no espaço doméstico. Entre elas, a de um francês, residente há mais de vinte anos na região, que criou o “hábito de conversar com a mulher e os filhos em língua geral, achando-o preferível ao francês e ao português”. 

Página 244:

A Cabanagem talvez tenha sido a última oportunidade histórica de sobrevivência de uma sociedade tapuia falante de Língua Geral Amazônica. A derrota dos cabanos marca o início do processo de declínio de uma língua que, durante dois séculos e meio, se expandiu por todo o vale amazônico e, a partir da revolta, começou a perder falantes e funções. 

Página 256:

…as sociedades orais eram tratadas como deficientes, por serem “carentes de escrita”. Coube aos tupinólogos a coleta de dados que permitiram questionar esse enfoque, chamando a atenção para o fato de essas sociedades haverem desenvolvido, com extrema eficiência, as potencialidades da oralidade, o que revela que não eram “carentes de escrita”, e sim “independentes da escrita”. 

Página 257:

… a Língua Geral Amazônica não só foi silenciada, como a memória sobre ela e seu papel histórico deixou de circular, fazendo com que essa informação, ausente dos currículos escolares e dos programas dos meios de comunicação, não faça parte atualmente da consciência dos amazoneses e paraenses, muito menos dos brasileiros. Os descendentes dos falantes de Língua Geral Amazônica há duas ou três gerações ignoram não apenas a língua, como também desconhecem o uso que era feito dela por seus avós. 

Citi

Gejaj citaĵoj el originala romano

Paĝoj 21-22:

Morgaŭ je la deka mi iris al mia bonfaranto. Li estis nomata Vilhelmo Klajn kaj, same kiel mi, estis ĉirkaŭ tridekjara. Li akceptis min kiel egalulon, kaj mi baldaŭ trovis, ke li estas lertulo pri la maŝinaj aferoj. En li mi trovis ion tre allogan… mi ne scias ĝuste kion. Tuj okazis inter ni unu el tiuj amikiĝoj samseksaj, kiuj estas multe pli oftaj ol oni supozas. Neklarigebla ĝi estis. Niaj spiritoj kvazaŭ funkciis telepatie. Mi instinkte sciis, kion fari por li, kaj li ŝajne sciis gajni mian amon. Ĝi estis kvazaŭ greka amikeco en moderna tempo de petrolmaŝinoj kaj aeroplanoj; kaj li ja havis ian grekan belecon laŭ siaj figuro kaj trajtoj.

— Ĉu vi timus flugi kun mi al Germanujo ? — li subite demandis dum liaj okuloj hele kuraĝe brilis.

— Tute ne.

— Sed estos danĝere. Estos ventege.

— Ne grave.— mi respondis. Mi sentis kvazaŭ mi trairus fajron kaj akvon por servi al li, kaj ventego kun li estus nura bagateleto. Ĉu tiu mia sento estis rezulto el la kelktaga malsato aŭ el ia alia kaŭzo multe pli profunda ?

— Do, — li daŭrigis— ni iru vespere al la astronomiisto ; necese estas, ke vi bone komprenu, kian danĝeron vi riskos.

Fininte la laboron, mi forlasis lin, promesante reveni je la sesa.

[…] paĝo 28:

En la domo de Klajn sendito atendis lin kun letero.Pli poste mia bonfaranto alvokis min al sia studejo.
— Detruiĝis fervojoj. Morgaŭ je la oka mi flugos al Germanujo? Kaj vi…?
— Ni iru kune. — mi diris.
Responde li senvorte premis al mi la manon.

[…] paĝo 29:

En la matena krepusko ni ellitiĝis kaj ordigis la maŝinon. La veno de la lumo ŝajne kvietigis la venton, kaj al ni ne vidiĝis danĝero por nia flugvojaĝo. Klajn estis en gaja humoro, kaj dum ni pretigis kelkajn aĵon, li ŝerce demandis al mi, ĉu mi adiaŭis mian amatinon.

komento: Jam ne temas pri “mi ellitiĝis”, sed pri “ni ellitiĝis”. Ĉu ili du jam troviĝis samlite por ke ili kune ellitiĝu?

[…] paĝo 36:

Meditante pri Klajn mi forpelis ĉiun penson, kiu kredigus al mi, ke li suferas aŭ ne vivas. Ŝajnis al mi, ke tio ne povus okazi ĝuste tiam, kiam ni amikiĝis. La sorto ne povus esti tiel kruela.

[…] paĝo 38:

Mi devas konfesi, ke atakis min la nostalgio. Jes, spite la beleco de la ĉambro, la grekeco de mia gastiganto aŭ eble, terura penso! karceristo, mi sopiris al Klajn kaj la malbela, malpura urbo Londono. — Se nur li povus esti kun mi.— mi pensis.

[…] paĝo 51:

…pasis semajnoj, sed dum tiu tempo mi ne forgesis mian perditan amikon kaj ofte pensis pri li. Tio estis la ĉefa zorgo, kiu pezis sur mia koro.

[…] paĝo 122:

Dumvivaj samseksaj amikecoj ĉe ni estas tre oftaj. Tia kamaradeco havas difinitan lokon en la lerneja vivado, ludado, studado k.t.p. inspirante idealojn de heroeco kaj mildeco. Ekzistas inter du samseksaj homoj ia kunsento; ĝi en efektiveco estas kamaradeco el pasintaj vivoj.
Mi tuj pensis pri tiu neklarigebla amikeco inter Klajn kaj mi.

— Ĉu vi opinias, ke tiu, kiu inspiras amikecon ĉe siaj samseksuloj estas progresinto?— mi demandis.

— Jes, tre certe.[…]

Nova sento, Londono, British Esperanto Assoc, 1915,
H. B. HYAMS (pseŭdonimo Tagulo) (1879-1965)

Citi

Kaŝu vin portempe sub la lito

Kaŝu vin portempe sub la lito” diras virino al amoranto/amanto kiu ne volas/ne povas esti malkovrita. Tio legiĝas en ĉina rakonto el la 17-a (aŭ 18-a) jarcento (Mirrakontoj de Liaozhai, Pu Songling, paĝo 457). Tiu figuro de amanto/amoranto kiu kaŝiĝas sub la lito estas tre kutima en brazilaj komediaj rakontoj. La ĉina rakonto ne estas komedia, sed rememorigas min pri la diro, ke “nenio estas nova sub la suno”.

mirrakontoj-de-liaozhai

Citi

Para Inglês ver (citação)

No Brasil, desde sempre, a cultura nunca foi intelectual e argumentativa, mas sempre baseada em duas faces que jogam articuladas: 1. Ideias, instituições e práticas ostensivas para Inglês ver (por exemplo, a adoção de Constituições muito modernas copiadas de países avançados) e, 2) as práticas dissimuladas que fazem o contrário do que pregam as Constituições, ideias e instituições modernas que o país abraça.

Por exemplo, a Constituição enumera até cansar os ideais de igualdade social, de direitos iguais, de acessos, de promoção, etc. Não obstante, o funcionamento normal das instituições, em seu dia a dia, impõe, ao contrário, as práticas desiguais: nepotismo, favorecimento, arbítrio, patriarcalismo, apadrinhamento, pistolão, racismo institucional, etc. etc.

Isso que acontece no Brasil acontece também em outros lugares. Não é exclusividade desse país. Mas aqui, tem-se que admitir, a cultura da dissimulação chega ao extremo. Não é só um método da política ou das relações sociais, é uma espécie de fixação psicótica, de tara psíquica. Tudo que é feito escondido, por trás da visibilidade, e que entra no esquema do “isso fica entre nós dois, não diga nada para ninguém”, ou do “isso morre aqui”, tem um peso muito maior, uma realidade muito mais decisiva, do que as coisas feitas para serem vistas.

E se, para tudo ficar completo, um rebanho de ovelhas inocentes acredita naquilo que se faz para todo mundo ver – coisas como leis e constituições – , enquanto os lobos conspiram e dividem o butim atrás das cortinas, então estamos no Jardim de Éden à brasileira. pra-ingles-ver

Citi

…o aniquillamento das formulas conhecidas das linguas romanas.

Diario do Commercio, Rio de Janeiro – RJ, sabbado, 16 de novembro de 1889

Alguém por favor me diz quem foi que enviou esse pequeno anúncio  e também o que é e como se dará…

“…o aniquillamento das formulas conhecidas das linguas romanas”

DIARIO DO COMERCIO, NOVEMBRO DE 1889

 

O Pharol, Juiz de Fora – MG, domingo, 17 de novembro de 1889

o pharol

 

A Federação, Porto Alegre – RS, quinta-feira, 19 de dezembro de 1889

a federação

Citi

Olavo Bilac kaj Esperanto

La numero 2 (majo 1907) de la "Brazila Revuo Esperantista", la unua E-revuo redaktita en Brazilo, citas la brazilan poeton Olavo Bilac (1865-1918).

La numero 2 (majo 1907) de la “Brazila Revuo Esperantista”, la unua E-revuo redaktita en Brazilo, citas la brazilan poeton Olavo Bilac (1865-1918).

Alia kurso duonoficiala estas tiu en [la lernejo] Pedagogium, kiu speciale celas konigi Esperanton al la kleraj profesorinoj de tiu domo, inde direktata de Sro Olavo Bilac, konata en tuta Brazilujo, kaj kiu ankaŭ estas esperantisto.